Las cláusulas suelo

Desde que el Tribunal Supremo, en la sentencia de mayo de 2013 reconoció la nulidad de las cláusulas suelo contenidas en las hipotecas sujetas a interés variable, han proliferado en los juzgados las demandas, instadas por consumidores, para obtener la supresión de estas cláusulas de sus hipotecas y reclamar aquello que han pagado de más. Por su parte, algunas entidades financieras han optado por eliminar directamente estas cláusulas, mientras que otras han iniciado campañas para ofrecer a sus clientes otros tipos de productos, como por ejemplo la conversión de su préstamo a interés variable, en un préstamo a interés fijo.

La cláusula suelo es una cláusula que las entidades financieras incorporaron al contenido de algunos préstamos con algún tipo de interés variable, normalmente con garantía hipotecaria, y que impiden a quien tenga un préstamo que incluya esta cláusula se pueda beneficiar de situaciones como la actual, en que ha habido una fuerte bajada del tipo de interés variable de referencia, normalmente el Euribor.

Aquellas personas que tienen contratado un préstamo que incluye la cláusula suelo han visto como, durante los último años, la cuota del préstamo hipotecario ha quedado fijada en una quota constante porque se le aplica el tope que fija la clausula suelo.

Es un tipo de cláusula que, sin duda, beneficia únicamente al banco, ya que se asegura unos ingresos mínimos en situaciones como la actual, en la que los tipos de interés están bajando, y esto a costa del sobrecoste que supone a quien tenga una cláusula de estas características, ya que le limita la bajada de su cuota.

Hasta el día de hoy, los Tribunales que están resolviendo mayoritariamente a favor de los consumidores, reconocen el derecho a reclamar los importes indebidamente pagados desde el día 9 de mayo de 2013, fecha en el que el Tribunal Supremo reconoció la nulidad de estas cláusulas por un defecto de información o transparencia de la entidad frente al consumidor.

Estamos a la espera de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea se pronuncie sobre la posibilidad de reclamar la devolución de todos los intereses pagados de más por la aplicación de la cláusula suelo, no ya desde el 9 de mayo de 2013, sino desde la fecha de contratación del préstamo.

Podemos decir que los antecedentes judiciales avalan las posibilidades de obtener una resolución judicial favorable a los intereses de los consumidores, por lo tanto, hay que estudiar bien cualquier documento que ofrezca la entidad bancaria para modificar las condiciones de la hipoteca, con el fin de valorar adecuadamente si es o no conveniente subscribirlo y ver, en cada caso, que puede aportar la reclamación judicial.

Eulàlia Closa

Grup Carles Advocats

promo-clausula-sol-es