Los gastos deducibles de los profesionales que trabajan en casa

En el Estado español, la situación de interinidad del gobierno hace que no se legisle nada y, a falta de novedades y reformas, los profesionales de la fiscalidad estamos más pendientes de las sentencias y consultas vinculantes ya que, al fin y al cabo, son las que regulan las normas en aquellos asuntos más controvertidos. Uno de ellos es el siempre discutible concepto de los gastos deducibles. Es un tema muy importante para los empresarios autónomos y profesionales porque una aceptación más amplia o restringida incide directamente en la cuota a ingresar de IRPF. Ya lo sabemos, la Agencia Tributaria barre hacia casa y siempre aplica la norma con una visión restrictiva, exigiendo todas y cada una de las condiciones para poder considerar como gasto deducible aquello que el autónomo realmente gasta para poder obtener ingresos, y entre estos gastos conflictivos hay algunos que sobresalen especialmente. Uno es el uso del vehículo y todo lo que comporta, y otro son los gastos de la vivienda propia cuando esta comparte uso profesional y privado. Hablaré brevemente de esta última.

Ahora hace un año, el Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC) emitió una resolución con carácter vinculante por la cual se reconocería el derecho de los autónomos a deducir en el IRPF los gastos de su casa, en el caso del uso compartido privado y profesional. La Resolución reconoce dos tipos de gasto con trato diferenciado: por un lado, los gastos derivados de los costes fijos de la vivienda, como IBI i otros tributos municipales (o el importe del alquiler si es el caso), la cuota de la comunidad de propietarios, las amortizaciones de la hipoteca y el seguro del hogar, que se pueden aplicar en proporción a la parte de la vivienda que se utiliza para uso profesional. Y, por otro lado, los gastos correspondientes a los suministros, que no podrán deducirse en la proporción de los gastos fijos, sino aplicando un criterio que combine los metros cuadrados con los días laborables y las horas dedicadas a la actividad. El TEAC ha roto la posición dura de la Agencia Tributaria de no admitir ninguno de estos gastos como deducible, pero para los gastos de los suministros ha dejado una formula muy compleja que no da seguridad jurídica al contribuyente porque…Como puede demostrar un profesional cuantos días a la semana trabaja, o cuantas horas, i si todos los meses trabaja igual, o si tiene puntas de trabajo que le obligan a trabajar los fines de semana…? Al contribuyente le será difícil de probarlo y también le será difícil justificar que estos consumos son necesarios para la actividad profesional. En la justificación de los gastos, la carga de la prueba es del contribuyente y como ya hemos dicho, la Agencia Tributaria es restrictiva en la aplicación de la norma.

Cada caso se deberá de analizar y ver la fuerza de las pruebas que se puedan aportar. Y también se tendrían que conocer las instrucciones internas de la Agencia Tributaria, para saber en qué terreno estamos y evitar disgustos. Cuando el contribuyente recibe una declaración paralela, quiere decir que la Administración liquida según su criterio, ésta le hace pagar la diferencia i después abre un expediente sancionador, porque en la mayoría de los casos interpreta que el contribuyente ha dejado de ingresar, actuando voluntariamente, haciendo una infracción de las normas. Difícilmente dejará de sancionar, considerando que hay una diferencia razonable de criterios a la hora de aplicar la norma.

El consejo profesional, en este momento, es ser muy prudente a la hora de deducir los gastos de suministros, si no se puede demostrar la vinculación directa con la actividad, y también a la hora de justificar la proporcionalidad. Al mismo tiempo, es muy importante tener en cuenta que en todos los casos es imprescindible que haya una declaración censal en la Agencia Tributaria que indique los metros cuadrados dedicados al ejercicio de la actividad, que serán la base de la proporción de los gastos deducibles.

Sebastià Carles | @sebastiacarles | Área Fiscal-Contable