Equiparación de la indemnización de trabajadores temporales y fijos

La Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), de 14 de septiembre de 2016, ha resuelto la cuestión de prejudicialidad sobre la conformidad de la legislación española en el trato de la indemnización por la extinción de contrato de los trabajadores temporales y de los interinos. La Sentencia, en esencia, defiende que la indemnización entre trabajadores indefinidos y temporales, y interinos no puede ser diferente solamente por un motivo de temporalidad.

Resumimos, a continuación, los hechos que dan lugar al caso. La demandante había prestado sus servicios des de febrero de 2003 como secretaria en varias subdirecciones del Ministerio de Defensa, a través de diferentes contratos de interinidad. El último de ellos, el 17 de agosto de 2005, y que es lo que da lugar a la demanda, tenía por objeto substituir una liberada sindical. Como consecuencia de la reducción de las horas sindicales a la liberada, producida por el Real Decreto-ley 20/2012, de 13 de junio, esta decide reincorporarse a su lugar de trabajo, hecho que determina que se comunique a la interina la extinción de su contrato.

Ante la extinción, la interina presenta demanda ante el Juzgado Social núm. 1 de Madrid, donde impugnó, tanto la legalidad de su contrato, como las condiciones de su finalización. Desestimada la demanda, la empleada interpuso recurso de suplicación ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, alegando que sus contratos de interinidad se habían celebrado en fraude de ley y que su relación laboral tenía que convertirse en indefinida, motivo por el que su extinción debía comportar el pago de una indemnización.

El Tribunal Superior de Justicia sostuvo, en primer lugar, que la contratación de la trabajadora mediante un contrato de interinidad se ajustaba a las exigencias legales, y que la finalización de este contrato estaba basada en una razón objetiva, preguntándose, a continuación, si la legislación comunitaria da derecho a la trabajadora a recibir una indemnización, teniendo en cuenta la diferencia de trato entre los empleados temporales e indefinidos.

La Sentencia, dictada el día 5 de octubre por el TSJ de Madrid, ha resuelto el caso reconociendo a la trabajadora una indemnización de 20 días por año trabajado, en concluir que “no se puede discriminar a la actora en cuanto a la indemnización por extinción de relación laboral, como consecuencia del tipo de contrato subscrito y, consecuentemente, tiene derecho a igual indemnización que la que correspondería a un trabajador fijo comparable de extinguirse su contrato por otra causa objetiva, siendo en este caso evidente la igualdad en términos de comparación”.

En el marco legal español actual, los trabajadores indefinidos, en finalizar su contrato por decisiones objetivas o procedentes, tienen que cobrar el equivalente a un salario de 20 días por año trabajado, y los temporales de 12 días por año trabajado, o nada si son interinos. La decisión de los jueces europeos establece que los trabajadores interinos tienen derecho a percibir una compensación con la rescisión de su contrato, pero la argumentación del tribunal va más allá y defiende que las indemnizaciones entre trabajadores temporales e indefinidos tienen que ser iguales, excepto que existan “razones objetivas”, excluyendo de estas últimas la duración o temporalidad del contrato de trabajo.

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha dictado la primera sentencia que iguala la indemnización por despido de trabajadores fijos y temporales. La Sala de lo Social del TSJPV ha elevado a 20 días de salario por año de servicio la indemnización por extinción de un contrato de trabajo de investigación de una empleada de la Fundación Vasca de Innovación e Investigación Sanitaria, aunque se considera que esta relación laboral era de carácter temporal.

El Tribunal entiende “plenamente aplicable” la doctrina de la Sentencia del Tribunal europeo. En consecuencia, los magistrados revocan la Sentencia del Juzgado Social núm. 2 de Bilbao, que establecía una indemnización de 8 días por año trabajado, y se declara el derecho de la demandante a una indemnización de 20 días de salario por año de servicio.

El debate se sitúa ahora en el hecho de si estas sentencias, motivada por la intervención del tribunal europeo, pueden desencadenar situaciones de conflictividad laboral y de inseguridad jurídica, y si este hecho comportará la simplificación de la modalidad contractual o un equilibrio en las indemnizaciones, sea al alza o a la baja. Por todo ello, tendremos que ver la reacción de los Tribunales en los próximos casos judiciales para tener más indicadores sobre qué impacto real acabará teniendo esta sentencia.

Lluís Palomas

Área Jurídico-Laboral de Grup Carles