Ahora, en el trabajo, ¡todos a fichar!

Nueva obligación de registro de jornada en contratos a tiempo completo.

 

La Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social, en su plan de control 2016, está exigiendo a las empresas inspeccionadas, no solo el registro de la jornada de los trabajadores a tiempo parcial, sino de todos, es decir, también de los trabajadores a tiempo completo.

El Real Decreto Ley 16/2013, de 20 de diciembre, de medidas para favorecer la contratación estable y mejorar la empleabilidad de los trabajadores, incluye en la Ley del Estatuto de los Trabajadores, una disposición que contempla el registro diario de la jornada y la obligación del empresario de llevar el cómputo de las horas de sus trabajadores a tiempo parcial.

Esta obligación no se debe a ningún cambio normativo, sino a un cambio de interpretación del artículo 35.5 del Estatuto de los Trabajadores en referencia al control del “cómputo de las horas extraordinarias”. No sólo la Inspección de Trabajo, sino también la jurisprudencia de los Tribunales, ha concluido que, aunque el precepto se refiera al cómputo de las horas extraordinarias, la obligación contemplada en el artículo 35.5 del Estatuto de los Trabajadores sólo se puede cumplir llevando un registro de la jornada diaria de cada trabajador, porque sólo a partir de la determinación de cuál es la jornada efectivamente realizada, se puede discriminar que horas tienen la consideración de ordinarias i cuales de extraordinarias, de forma que el trabajador sepa si está o no realizando horas extraordinarias y se pueda constatar, también, su supera o no el límite de las previstas legalmente al año.

Si la empresa no dispone de sistemas de control de presencia y horario que permitan registrar la jornada diaria de los trabajadores, como puede ser un sistema de fichas, tarjetas, imprenta o telemáticos, deberá elaborar i gestionar un registro de la jornada diaria de cada trabajador i totalizar la jornada mensual efectuada, así como librar a cada uno de ellos una copia de este resumen de horas junto con la nómina. En los contratos a tiempo completo, el registro de horas realizadas tiene que coincidir con el número de horas que marca el convenio colectivo de aplicación en su empresa. Estos registros se deberán conservar durante un período mínimo de cuatro años.

El incumplimiento de las obligaciones de registro de la jornada en los contratos a TIEMPO PARCIAL, comporta que el contrato se presuma celebrado a jornada completa, a excepción que se pruebe la acreditación del carácter parcial de los servicios.

El incumplimiento de la obligación de registro de la jornada a TIEMPO COMPLETO, como a obligación documental podría ser calificado de sanción administrativa leve, si bien, entendemos que como obligación que no viene fijada con carácter expreso en la norma, sino que obedece a un cambio de criterio jurisprudencial, podría defenderse la inexistencia de culpa por parte de la empresa para evitar la imposición de la sanción.

Lluís Palomas

Área Jurídico-Laboral de Grup Carles